CI

Ya lo he dicho en las redes sociales, que últimamente se llevan las primicias, por la inmediatez, lo siento, lectores_bloggueros…… A lo que voy: NO hay fotos del taller de Contact Improvisation del viernes pasado, por más razones que una: a Juanjo, el KUKU que normalmente se ocupa de las cuestiones técnicas, le tocó hacer viable la conciliación con la vida familiar, y yo, egoístamente, no queria perderme el taller, así que ni me planteé llevar la cámara. Luego lo lamenté, porque siendo una persona que se rige predominantemente por el sentido visual, me resulta tan bello ver los cuerpos en movimiento, que me hubiera gustado poder compartirlos con vosotros, también para que os animéis la próxima vez. Porque yo sí espero que haya una próxima vez. Mónica está dispuesta, y unas cuantas de las que hemos estado, creo que nos hemos quedado con ganas de más, así que iremos hilando………

Lo más sorprendente para mí ha sido lo gozoso que resulta cualquiera de las facetas que hemos probado:  manejar los cuerpos de las compañeras, dejarse caer y sentirse manejado, sentir la confianza en los demás que te cuidan para que moviendote con los ojos cerrados, dejandote llevar por lo que te pide tu cuerpo no te pase nada. Un ejercicio precioso. Sentir el contacto, el peso de otro cuerpo, entrar en dialogo con él, sentir tu cuerpo de otra forma porque tienes otro que se presta a estar ahí para que eso ocurra……

Por el otro lado experimenté una sensación sumamente agradable de cansancio, un cansancio que no tiene su orígen exclusivamente en un ejercicio físico, en una “paliza” que te puedes dar como, por ejemplo, en una caminata larga por el monte que terminas agotada pero feliz. El viernes también terminé agotada y feliz, pero a la vez con una sensación de levedad corporal que solo conocía de mis sesiones intensivas de natación, quizá porque la sensación de perder la gravedad, o convertirla en un impulso y no sentirla como una carga, es similar.

Gravedad, inercia, impluso…….
confianza, exploración, conciencia…..
Hmmmmm, un gustito!

Uno de los ejercicios que hizimos era el “small dance”, la danza pequeña, minúscula, casi imperceptible. Mi amiga Anne, que en Valladolid gestiona un maravilloso espacio para yoga en familia con el bello nombre de Lilaluna, que acogió además este mismo fin de semana un taller intensivo de C.I., también de la mano de Mónica Boullosa, subió hoy al FB un pequeño video en el que Steve Paxton, al que podemos llamar el “padre” de la C.I., la practica.

Os dejo el enlace y prometo que la próxima vez intentaremos guardar algun material audiovisual, para que lo podáis disfrutar con nosotros…….

small dance, steve paxton

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s