El esfuerzo y el ánimo _ Arantxa Aguirre

“Bien podrán los encantadores quitarme la ventura, pero el esfuerzo y el ánimo será imposible”.

Con esta cita, extraída del capítulo 17 del segundo libro de Don Quijote de la Mancha termina la pequeña joya del cine documental que hemos podido proyectar ayer, domingo, en el KUKUcine, garcias a la generosidad de su directora, Arantxa Aguirre.

arantxa esfuerzo
EL 22 de noviembre de 2007 murió el coreógrafo Maurice Béjart (Marsella, 1927-Lausanne, 2007), uno de los artistas más luminosos del siglo XX. Había revolucionado el arte de la danza y conquistado a decenas de miles de espectadores de todo el mundo, muchos de ellos hasta entonces indiferentes al ballet. Su fallecimiento supuso una pérdida irreparable para el mundo del arte y un cataclismo para su propia compañía.  El “Béjart Ballet Lausanne”, la compañía que bajo diferentes nombres había dirigido Béjart durante cincuenta años, afrontó un futuro incierto.

Un año después, Arantxa Aguirre nos ofrece a través de su documental la oportunidad de compartir con los treinta y cinco bailarines, venidos de los cinco continentes, el último elenco escogido directamente por el propio Bejart, y con su nuevo director, Gil Román, un momento crucial: la  presentación ante el público de Lausanne, el público “de casa”, de la primera coreografía realizada por Gil Román, su prueba de fuego, pero también la respuesta a la pregunta por el futuro y la continuidad de la compañía y del espíritu que Bejár le había dejado en herencia.

Y Arantxa es capaz de captar y transmitir en su película el ambiente de gratitud y responsabilidad, de exigencia y compromiso,  consigue envolver al espectador en él, al que ama el ballet tanto como al que no es un especial aficionado a la danza, hacerle partícipe de la tensión, de la incertidumbre, de la confianza y el respecto, del esfuerzo personal de cada uno y del sentido de colectividad.

Lo hace de manera sútil, delicada, a través de la mirada, de la fotografía, del ritmo entre las entrevistas, las tomas de los ensayos y el material de archivo. Lo hace con un montaje cuidadoso, pero ante todo, lo hace siendo como es ella, capaz de crear desde el más profundo respecto y la comprensión de la situación, esta confianza y complicidad en el rodaje, entre ella y su equipo, los bailarines, y Gil Román, para poder transmitir al espectador toda la emoción contenida en cada uno de sus gestos, la pasión que desprende  cada movimiento, la energía, la angustia personal y el orgullo de formar parte de este pequeño mundo que gira entorno al legado recibido y el cometido que hay que abordar:

Pasa lo que pasa, avanza.

La película se estrenó mundialmente en el Festival de Montreal en Sección Oficial, fuera de concurso. Ha competido también en los Festivales de Zurich, Gante, Varsovia y Sao Paulo.

Absolutamente recomendable, así que si tenéis la posibilidad de verla, no la dejéis pasar.

Esta entrada fue publicada en cine, film y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s